En cualquier evento ya sea teatral o musical, entre otros, es importante tener un escenario bien iluminado.



No se trata únicamente poner luces sin más, se trata de crear distintas atmósferas mediante la intensidad y los colores de las luminarias.



Tipos de iluminación para crear distintas atmósferas



Evidentemente la cantidad y la colocación de luces y sistemas de iluminación dependerán de lo que se vaya a representar encima del escenario.



A continuación, vamos a indicar cuáles son el tipo de focos con el que vamos a poder trabajar.



  • Iluminación básica. Esta suele consistir en dos focos PAR colocados en un pie a la derecha, a la izquierda y delante del escenario.
  • Focos de suelo. Estos son útiles para iluminar la batería o los teclados en un concierto. Y de paso que el escenario no nos quede pobremente iluminado. También podemos usar proyectores LED a batería. Estos últimos son ideales para crear un ambiente de forma rápida y sencilla. Eso sí los tendremos que distanciar unos de otros para conseguir un efecto más uniforme.
  • Focos suspendidos del techo. Se colocan en barras transversales fijados sobre un pie. Otros que se cuelgan del techo son los focos de retroiluminación, estrobos y las cabezas móviles. Así la retroalimentación se emplea normalmente en la parte delantera del escenario. Los estrobos se dirigen hacia el público. Por último, las cabezas móviles son las más utilizadas, sobre todo en clubs o en festivales pequeños.



Estos son algunos de los tipos de focos que más se suelen utilizar. Aunque existen otros como los Beam Moving Head que ofrecen múltiples combinaciones de color. También aquí entrarían las máquinas de niebla.



*Fuente: Blog CPA Onlie